Hendrik Vaneeckhaute. Conferència: "Joc lliure i aprenentatge. Una visió des de les neurociències"

Les neurociències ens ensenyen que entendre l'entorn és una necessitat del cervell de l'esser humá.

Start

22 septiembre, 2017 - 18:00

End

22 agosto, 2017 - 20:00

Address

Aula 1.2 Edificio Arenals. Campus de Elche UMH   View map

Categories

seminario

Les neurociències ens ensenyen que entendre l’entorn és una necessitat del cervell de l’esser humá. L’eina més eficaç  per a l’aprenentatge és el joc lliure perquè facilita tots els elements necessaris: la concentració, el moviment, la manipulació i el plaer.

Si entenem com aprenen els xiquets, podem construir entorns en els quals els xiquets aprenen de la forma més eficaç. Però per a açò necessitem entendre el paper que juguen els pares, els educadors i mestres en cada etapa del procés de desenvolupament dels xiquets.

Esta conferència serà impartida per Hendrik Vaneeckhaute, psicomotrista amb grups de xiquets d’1-7 anys a Elx i Sant Vicent del Raspeig. Fundador i Psicomotricista en el Centre de psicomotricitat relacional “En Moviment” (www.emo.bio). Formador en el Curs d’Especialista en Psicomotricitat Relacional en l’Associació Magalean. Formador Autònom en temes relacionats amb l’Educació, la Criança i la Psicomotricitat Relacional.

Entrada libre hasta completar el aforo de la sala.

Organiza AFA (Asociación de Familias de Alumnos del CEIP “Princesa de Asturias”) y colabora CulturaUMH.

Hace más de 2000 años, Platón ya lo tenía claro: “la disposición emocional del alumno determina su habilidad de aprender”. Y también Erasmo (en 1502): “Sólo quien aprende sin miedo, aprende con éxito” y Amos Comenius, en Didáctica Magma (en 1630): “todo aquello que causa placer al ser aprendido, supone un refuerzo para la memoria”.
Ahora las neurociencias lo vuelven a descubrir: nuestro cerebro funciona a base de neurotransmisores y hormonas vinculados a las emociones. Y la combinación perfecta para aprender es el juego libre porque facilita todos los elementos necesarios: la concentración, el movimiento, la manipulación y el placer.
Las neurociencias nos enseñan que:
– El estrés y las tensiones disminuyen la capacidad para aprender.
– El proceso de aprendizaje es muy costoso y difícil (desde el punto de vista del cerebro),
cuando se trata de un aprendizaje explicito, desde fuera o externo. Pero resulta fácil y duradero cuando es implícito, desde dentro.
– Las condiciones adversas para el proceso de aprendizaje son la falta de movimiento, la escasez de estímulos, la limitación del espacio, la rigidez de las normas y del proceso de aprendizaje, la falta de un entorno afectivo seguro, y el exceso de límites.
– Para mantener la atención y para aprender algo de forma permanente, hace falta la dopamina.

Para el cerebro, aprender es algo fisiológicamente placentero, porque en realidad responde a una necesidad básica: entender el entorno. Sólo así puede funcionar en armonía y mantener todo el organismo sano y en equilibrio.

J.J. Rouseau, en 1762, decía: “lo mejor para animar su aprendizaje es enfrentarlos a problemas concretos extraídos de su mundo de experiencias”.

Por lo tanto, para favorecer el aprendizaje en los niños, tenemos que construir entornos en los cuales ofrecemos aquellos elementos que les llaman la atención, que pueden explorar e investigar y así encontrar respuestas a la curiosidad generada por el cerebro desde su necesidad de entender ese entorno.

El instrumento del juego, combinación de curiosidad y placer, es el arma más poderosa del aprendizaje.
Francisco Mora, doctor en medicina, doctor en neurociencias, catedrático de Fisiología
Humana.

Tags:   AFA-Princesa|cultura

MORE DETAIL

TOP

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies